Diario de Trekking: cumbre del Pikey Peak.

Campo Base del Pikey Peak a las 5 hs., tras la despedida de la hospitalaria familia sherpa y después de un contundente desayuno a base de té, pan tibetano y huevos, empieza la subida serpenteando por el manto verde salpicado de florecillas amarillas y azules, la subida en zig-zag resulta dura debido a la pendiente, el viento y la altura, pero el paisaje facilita para que después de un paso aparezca otro, y muy despacio (bistre-bistare), vayas divisando la cumbre. Al llegar a lo más alto, el espectáculo visual es impresionante, el premio para los sentidos es difícil de describir. Desde el Pikey se pueden ver varios ochomiles, rodeando la cumbre se encuentran: Everest, Lotse, Numbur Kongde, Ganesh Himal, Langtang Lirung y el Annapurna I, estos Señores del Himalaya te reciben y se entregan a ti para que compartas con ellos la naturaleza en estado puro. Las banderas budistas te invitan a la reflexión, el “casi camino” continúa por la alfombra de hierba y escarcha hacia un inmenso valle, aquí arriba hay silencio, paz,…, los valles se precipitan hacia abajo, sólo nubes y montañas en este remoto lugar del mundo…., te encuentras sólo contigo mismo.

Namasté

Himalaya

Himalaya Pikey Peak